Barcelona, ciudad sin humos

Barcelona apuesta por la movilidad sin humos

El Ayuntamiento de Barcelona ha homologado como taxi el automóvil eléctrico BYD e6. El acto de presentación, que tuvo lugar en las instalaciones de Cobo Concessionaris en Sant Adrià del Besós, contó con la participación de representantes de la marca de origen chino y de su importador en nuestro país, Bergé Automoció, así como del Instituto Metropolitano del Taxi de Barcelona.

Así, el automóvil de origen chino BYD e6 se convierte en el primer coche eléctrico listo para dar servicio de taxi en la Ciudad Condal -aunque a medio plazo no será el único vehículo propulsado por electricidad que podamos ver por Barcelona; ya que Nissan iniciará en breve la producción del e-NV200 en su fábrica de la Zona Franca-. La presentación del nuevo taxi eléctrico de Barcelona refuerza la apuesta del Ayuntamiento por el transporte público movido por energías alternativas.

En realidad el BYD e6 no es su primer vehículo eléctrico en prestar servicio en la capital catalana, ya que el fabricante chino puso este mismo año a disposición de Transports Metropolitans un autobús modelo eBus-12 completamente eléctrico. Gracias a este acuerdo, Barcelona se convirtió en la primera ciudad española en contar con un autobús urbano eléctrico de doce metros de longitud.

Aunque la marca BYD (acrónimo de “Build Your Dreams”, “Construye tus sueños”) pueda ser casi una desconocida en nuestro país, la realidad es que ya ha acumulado cierta experiencia como fabricante de automóviles híbridos y eléctricos. BYD Auto fue fundada en 2003, poco después de que su matriz, la compañía BYD, ejecutase la compra de Tshinchuan Automobile Company (por entonces el sexto fabricante chino en volumen de ventas). Esta jugada cobra todo el sentido si consideramos que BYD ya era el mayor Aunque BYD nos resulte semidesconocida, acumula cierta experiencia fabricando automóviles.fabricante mundial de baterías recargables de todo tipo -sirviendo como proveedora a marcas de la talla de Nokia y Samsung-; y qué mejor manera de acceder al mercado automovilístico que adquiriendo el know-how, las instalaciones y la mano de obra de un fabricante consolidado.

Para el mercado automovilístico, BYD ha desarrollado el sistema de baterías recargables ‘Fe Battery’, basado en fosfato de hierro y litio. Todos los vehículos eléctricos de BYD equipan este sistema de baterías, que cuenta como ventajas con una gran longevidad (después de 4.000 ciclos de carga aún mantienen el 65% de su capacidad), estabilidad y seguridad (han pasado todos los tests de choque, perforación, deformación e incendio). Además, las baterías Fe pueden ser recicladas con un bajo impacto medioambiental.

El e6 es un automóvil de cinco plazas con carrocería monovolúmen y 4,56 metros de longitud. Su distancia entre ejes de 2,83 m permite que los pasajeros tengan espacio de sobra para acomodarse, algo que hemos podido comprobar durante su presentación estática. El maletero, de generosas dimensiones, no parece haberse visto muy afectado por la ubicación de las baterías.

Los acabados exteriores e interiores del BYD e6 son bastante discretos. Aunque la calidad de ajustes y materiales puede ser mejorable, la impresión general es positiva. Sentados al volante, llama la atención el gigantesco cuadro de instrumentos completamente digital, que muestra toda la información necesaria y más, centrándose especialmente en la gestión del consumo energético y la autonomía restante.

El e6 equipa un motor síncrono de imán permanente que entrega una potencia máxima de 90 kW (equivalente a 122 CV). Mucho más interesante es su cifra de 450 Nm de par motor, notable capacidad de empuje que le vendrá de perlas a la hora de moverse por el tráfico urbano; y más aún si tenemos en cuenta que el peso total del vehículo asciende a unos considerables 2.380 kg. El BYD e6 puede alcanzar una velocidad máxima de 140 kilómetros por hora.

La autonomía real del BYD e6 puede rondar los 250 kilómetros.La autonomía homologada es de 302 kilómetros, una muy buena cifra si la comparamos con otros eléctricos como los BMW i3 (160 km), Nissan Leaf (199 km) y Renault Zoe (210 km). Por supuesto, la distancia máxima real quedará probablemente por debajo de unos todavía razonables 250 km; distancia que podría ser suficiente para completar la jornada laboral de un taxista. En todo caso, es posible recargar por completo las baterías en un tiempo de dos horas a través de un punto de carga homologado de modo 3 con conector de tipo 2 (Mennekes).

Para contentar a los más escépticos, la marca ofrece para su vehículo -y sin coste añadido- una garantía de 3 años o 100.000 km, que se prolonga hasta los 5 años o 150.000 km para el motor eléctrico, la transmisión y las baterías.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *